TULA, HGO.- Hutchison Ports México espera cerrar este año con un crecimiento del 30% contra 2021, mientras que para la importación estima un alza del 7.0%, segmento que se ha visto afectado por las disrupciones en la cadena logística global.

“En términos generales hay un impacto negativo porque no hay suficiente carga de importación como quisiéramos. Creemos que en la temporada alta que ya está por entrar se pueda recuperar. En carga general es positivo porque en Lázaro Cárdenas estamos creciendo a un 150%, algo no esperado, pero no será permanente porque depende de la disrupción logística global que existe”, dijo Francisco Orozco, director comercial de la compañía.

Explicó que actualmente la cadena logística está viviendo su peor momento en la historia de la industria debido a la pandemia, no hay suficientes barcos, los contenedores no están donde deben estar, el costo de los fletes marítimos, entre otros factores.

“Esto nos está impactando, por un lado, para bien como país porque estamos teniendo la oportunidad algunos puertos mexicanos de generar carga que se están moviendo hacia nosotros debido a los congestionamientos que se tienen en la costa oeste de Estados Unidos y no sabemos en qué va a terminar, porque en los próximos días empieza la renegociación del contrato de los estibadores. No sabemos qué va a pasar, aunque nos puede traer incluso más posibilidades de carga en el Pacífico mexicano”, comentó a T21.

Mientras que en Veracruz y Altamira, mencionó, la guerra entre Ucrania y Rusia está generado en promedio un retraso de entre 6 y 8 días en los buques y puertos del norte de Europa y eso está trayendo un efecto dominó a México.

Por lo que, consideró que el crecimiento para este año solo se vería afectado si este conflicto bélico continúa y se extiende a otras zonas, ya que impactaría aún más a los tráficos del norte de Europa, que es uno de los principales que se tiene al Golfo de México y si se llevan a cabo más cierres en Asia motivados por la pandemia.

“Cerraron Shanghái durante un mes, que es el puerto número 1 a nivel mundial, ya lo abrieron y esas cargas ya vienen en camino. Esperamos que en las próximas 2 o 3 semanas empiece a fluir más carga de importación aquí en México”, dijo.

Mientras que a nivel nacional se presentan situaciones como los bloqueos, el balance de cargas en las terminales intermodales, la seguridad en las rutas del corredor de Veracruz donde “todavía hay cierto temor por los robos que se han reducido, pero todavía hay una incertidumbre en el mercado sobre esta situación”.

Francisco Orozco precisó que la empresa pasó entre los últimos 4 o 5 años del 31% al 39% en la participación del mercado de contenedores en México, y la número 1 en el movimiento de estos, además, continúa realizando inversiones en el país, como la que llevan a cabo en Ensenada para expandir la terminal con el objetivo de incluir un muelle y áreas de patio, mientras que en Manzanillo y Lázaro Cárdenas contarán con más equipo para atender los volúmenes de carga y en Veracruz se acaba de inaugurar sus instalaciones, entre otras acciones.

“Para 2023 esperamos una estabilidad de volúmenes y fletes marítimos, una regularización de los espacios de las navieras, ya que hay muchos clientes que no han podido venir porque no tienen espacio en los buques porque están llenos y no hay suficientes para cubrir los retrasos en las rutas marítimas. La pandemia está cediendo, los volúmenes nos están llegando, pero no sabemos qué va a pasar, sí creemos que se va a regularizar el congestionamiento a nivel global, los fletes marítimos en niveles más aceptables, pero depende de muchos factores externos”, explicó.

Sobre Hutchison Ports LCT, dijo que están apostando a atraer a nuevos clientes, ya que debido a la pandemia y a los bloqueos a las vías férreas cerraron o dejaron sus actividades de comercio internacional y se dedicaron al doméstico.

“Estamos apostando a regresar la carga de los grandes clientes que se fueron por los bloqueos, perdimos cerca de 20 clientes de todo tipo de industrias”, comentó.

Fuente Revista: T21